lunes, 24 de febrero de 2014


Un paseo en bici por la Vía Apia de Roma

Vía Apia de Roma


Aún se conserva el trazado y parte del empedrado de la antigua Vía Apia que une Roma con el puerto de Brindisi. A su alrededor se despliegan ruinas, restos medievales y un paisaje de ensueño. Proponemos un paseo en bici por esta ruta milenaria.


Lo que traemos hoy es una propuesta inolvidable, tremendamente deliciosa y casi espectacular por la belleza de su paisaje alrededor. En esencia, y para resumir mucho, proponemos, recorre parte de la antigua Vía Apia, calzada del Imperio Romano, para deleitarse con sus árboles centenarios y los restos arquitectónicos de un pasado esplendoroso.


Aunque, incluso, puedes utilizar transporte público, es mejor adentrarse en este tramo de la antigua carretera caminando o en bici, así también, las familias de vacaciones con niños pueden disfrutar tranquila y serenamente como tanto nos gusta en Viajes Aristocráticos.

Vía Apia de Roma

Qué es la Vía Apia


El culto y, a la vez, bárbaro pueblo romano entendió muy pronto el papel crucial de las comunicaciones entre los distintos puntos de su vasto Imperio. Sin correo ni tecnología, esta civilización se afanó en realizar una red de carreteras –vías-  que enlazaran todas las ciudades más importantes. Con ello, a la par, se conseguía hacer rutas confortables para el tráfico de mercancías, personas y, por supuesto, para el movimiento necesario de sus ejércitos.

Uno de estos caminos que salían de Roma era la Vía Apia, iniciada en el siglo IV antes de Cristo. El punto cero estaba (y está) en el foro romano y el recorrido terminaba (y termina) en Brindisi, en el puerto comercial por excelencia del Imperio.  La Vía Apia se desliza paralela al Acueducto de Claudio, aún en pie, y atraviesa zonas pantanosas, campos de trigo y pueblos con encanto especial.

Vía Apia de Roma

Pasear en bicicleta por la Vía Apia


Hoy, como ayer, se puede recorrer esta antigua calzada romana. Tanto la carretera que, en algunos tramos, conserva el empedrado original milenario, como los campos y las ruinas de alrededor forman parte del Parque de la Vía Apia con un programa educativo y de ocio muy completo.

Lo más recomendable es dirigirse hasta el Centro de Atención al Visitante del Parque Regional de la Vía Apia y comenzar el recorrido aquí. Hay mapas a disposición con recorridos adaptados a las fuerzas de cada uno. Ten en cuenta que la zona cuenta con más de 3.500 hectáreas.

Vía Apia de Roma

Qué ver en la Vía Apia


Las distintas rutas duran entre 2 y 4 horas y la organización del parque señala si hay servicios, lugares para descansar y tomar un refresco, zonas habilitadas para dejar el coche y comenzar a caminar o pedalear, etc. etc.

Durante el paseo, el viajero se sentirá transportado a otro tiempo y disfrutará no solo de un camino empedrado milenario flanqueado por ruinas de casas labriegas repletas de glicinias o de bellos cipreses, también se va a adentrar en los distintos estratos de la historia de la Ciudad Eterna que es algo más que su Fontana de Trevi o sus impresionantes palacios.  

Anota:

  • Los restos del Acueducto de Claudio.
  • El Circo de Massenzio
  • El Mausoleo y la Casa de Rómulo.
  • Las paredes desnudas de la Villa de Quinto aparecen en todo su esplendor entre un campo verde.
  • La Residencia Imperial de Massenzio.
  • La Casa Redonda.
  • Cecilia Metella.
  • El Castillo Caetani.
  • La Iglesia de San Nicolás, de época medieval.
  • Pero los restos no acaban aquí, ya que  catacumbas, restos de construcciones burguesas antiguas, los cimientos de zona de servicios… esperan al viajero que se adentre por esta antigua ruta aún hoy en uso.


La Vía Apia supuso una revolución en su época y a su alrededor se fueron agolpando viviendas, talleres o centros religiosos que hoy se despliegan (como ruinas) hermosos y románticos para solaz del viajero. Las excavaciones no cesan y continuamente salen a la luz restos arqueológicos nuevos.

Si estás de viaje en Roma, no puedes perderte:





Viajes Aristocráticos Actualizado en: lunes, febrero 24, 2014
cookie script