miércoles, 26 de febrero de 2014


6 ideas para aprovechar las vacaciones en familia en Marrakech

Marrakech


Guía para adentrarse en Marrakech con niños, consejos mínimos de viaje e ideas divertidas para disfrutar con tus hijos.


Aunque hay  turistas que rechazan algunos destinos llevados por los prejuicios, el viajero de verdad no se va a guiar por los tópicos a la hora de divertirse con su familia. Por eso tendrá en mente uno de las ciudades más hermosas y auténticas que hay sobre el planeta: Marrakech, en el norte de  África.

¿Visitar Marrakech con niños? ¿No es peligroso? Sí que puede serlo, ¡claro!, como cualquier escapada a cualquier lugar sin realizar los mínimos preparativos logísticos. Marruecos (a pesar de que ha copado las noticias con algún atentado terrible), en general, es un país muy tranquilo y está acostumbrado a acoger visitantes de cualquier punto del planeta. Si bien no es recomendable ir con bebés o niños muy pequeños, si tu hijo ya ha cumplido los siete u ocho años va a disfrutar de lo lindo con una cultura muy distinta a la occidental. Ya sabes que el mejor viaje es siempre con tu hijo.

Marrakech

Precauciones a tener en cuenta en Marrakech


Durante el verano se rozan los 50º grados centígrados y con esas temperaturas no se puede disfrutar de nada y eso sin contar los riesgos para la salud. Es mejor viajar aprovechando los puentes de otoño o las vacaciones de Navidad o Semana Santa.  

Se hace imprescindible el agua embotellada y no permitir que los niños beban de los aguadores públicos, como los populares de la impresionante Plaza Xemáa el Fna.  

No viajes durante el Ramadán (última luna llena del verano), ya que buena parte de los restaurantes están cerrados durante el día.

Marrakech

Viajes con niños en Marrakech


Anota:

  1. Teniendo en cuenta estas mínimas precauciones, los niños, sobre todo los creciditos, se van a pasar de lo lindo recorriendo las callejuelas medievales de la medina, curioseando entre los puestos callejeros de los zocos, oyendo la llamada a la oración y asistiendo de primera mano al rezo.  
  2. Se hace imprescindible una visita al barrio de los tintoreros, si es con un guía local mejor, y un recorrido al atardecer por la Plaza Xemáa el Fna con sus cuentacuentos, tragafuegos, titiriteros y encantadores de serpientes.
  3. ¿Y qué tal un paseo en camello por el desierto hacia las ciudades caravaneras del Atlas? Ningún niño va a decir que no a esa aventura.
  4. Aunque en Marrakech hay parques de recreo infantiles, no se viaja para hacer lo mismo que en casa. Por eso, es importante introducir a los niños en la cultura local con una visita a los Jardines de la Menara, al Palacio de Dar Mnebhi con su museo de arte, la Casa Tiskiwin, una auténtica vivienda marroquí, La Mezquita Koutoubia, con su minarete copia de La Giralda de Sevilla, el Museo Dar Si Said y sus muebles de madera…
  5. El viaje debería servir, además, para que los pequeños tengan la oportunidad de probar la rica cocina local y, si puede ser, acceder a algunos de sus cafés tradicionales. A partir de los 8 o 10 años, ya pueden saborear una (solo una) rica taza de té con menta.
  6. Y si la familia busca una experiencia inolvidable, puedes reservar una vivienda típica o un apartamento en Marrakech que esté situado en un riad. Con esta opción tus hijos se sentirán como auténticos personajes de las “Mil y una noches”.


¡Lo contarán a la vuelta! ¡Seguro!

Marrakech

Otras opciones viajeras en familia




Y más ideas libros, guías y detalles para viajar con tus niños







Viajes Aristocráticos Actualizado en: miércoles, febrero 26, 2014
cookie script