martes, 28 de enero de 2014

La pintura en la Antigua Galería Nacional de Berlín

Renoir, En el verano

Antigua Galería Nacional o la Galería Nacional Antigua de Berlín


Dentro de ese colosal espacio dedicado al arte que se sitúa al norte de Berlín, en la llamada Isla de los Museos, uno de los emplazamientos expositivos injustamente menos conocido es la Antigua Galería Nacional o la Galería Nacional Antigua, como también es traducida la Alte Nationalgalerie.
Friedrich Overbeck Venta de José a los egipcios

Situada en un bello edificio decimonónico dominado por una doble escalinata y por unas aristocráticas columnas de inspiración clásica, el origen de esta delicada colección hay que encontrarlo en una donación realizada por un banquero. Joachim H.W. Wagener  hizo entrega al estado prusiano de más de doscientos cincuenta obras de su propiedad para regocijo del público interesado.

Como la totalidad de Berlín, el edificio quedó muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial y las colecciones prácticamente olvidadas durante las primeras décadas de la postguerra. Ha sido con la gran remodelación llevada a cabo tras la reunificación, cuando ha retomado el brillo de antaño. Se reabrió al público en el año 2001.

Nazarener, Nazarenos o Romanos, pintores románticos en la Antigua Galería Nacional de Berlín


Aunque la pinacoteca también alberga finas tallas escultóricas e, incluso, obras de los impresionistas o pre-impresionistas franceses (Manet, Monet, Degas, Renoir o Cézanne -ellos solos son excusa suficiente para una visita-), sin lugar a dudas, el conjunto más destacable es el que corresponde a la pintura romántica alemana. De los franceses, no ha gustado En el verano o Nogal en flor de Renoir. 

Renoir: Nogal en flor


Estos artistas eran conocidos como los Nazarener (Nazarenos o Romanos), ya que, siguiendo la costumbre de la época, prácticamente todos se embarcaron en un largo y provechoso viaje por tierras italianas, siguiendo el Grand Tour. Recordemos que el periplo estaba a medio camino entre la iniciación y la ampliación de estudios y  tenía como objetivo Roma y el conocimiento de primera mano de lo que quedaba del antiguo imperio.

El tema de las ruinas, tan querido por los artistas románticos, se prestaba a las mil maravillas como excusa para la elaboración de obras de diversa índole. Así, el paisaje servía de pretexto para la elucubración sobre la fugacidad de la vida y la muerte inevitable.

Caspar  David Friedrich y Adolf Menzel en la Antigua Galería Nacional de Berlín


Pero, sin lugar a dudas, si hay un nombre que ha trascendido los manuales de arte universal, éste es el de Caspar David Friedrich (1774-1840) y especialmente su enigmática y simbólica obra El caminante sobre un mar de nubes (1817-1818).

Caspar David Friedrich Bruma sobre el mar

En la Galería Nacional Antigua hay una importante muestra de dibujos y pinturas de Friedrich, quien comparte protagonismo con otros autores románticos, como el casi contemporáneo Adolf Menzel (1815-1895), conocido por su obra paisajística y de recreación de interiores.

Menzel fue uno de los artistas con más éxito de su tiempo con una producción amplísima, tanto en óleo como en papel, caracterizada por un cierto aire propagandístico.

Menzel: La fragua

Impresionismo alemán en la Galería Nacional Antigua de Berlín


Y del romanticismo inicial al posterior impresionismo, ya que la Alte Nationalgalerie también dispone de obras de esta corriente. Destacamos a Max Liebermann (1847-1935), con una temática más cercana a los cuadros populares y marginales, tan del gusto de los movimientos realistas y naturalistas que triunfaban por entonces, a finales del siglo XIX.






2 comentarios:

Mirta Ester Castillo dijo...

Muy buena publicación. Muy interesante la propuesta del blog. Fue un placer visitarlo. Saludos..

Candela Vizcaíno dijo...

Gracias Mirta... Ahora sí aparece el comentario. Google + va más rápido. Un placer que te guste el blog, para eso trabajamos. ¡Besos!