miércoles, 4 de diciembre de 2013


Qué ver en Roma: Barrio judío

Entre el río y la Colina del Quirinal se encuentra el gueto de Roma. Un lugar desconocido que invita al paseo sosegado en sus estrechas calles medievales.


barrio judio roma

Abrazado por el río y rodeado de iglesias cristianas (Santa María de la Paz, San Juan Florentino, Santa María Minerva, Iglesia del Jesús…) se encuentra el barrio judío de Roma con una larga historia a sus espaldas.  Recorrer sus estrechas callejuelas medievales, dejar que el silencio invada nuestro espíritu, detenernos en algunas de sus recoletas plazas, curiosear en sus tiendas tradicionales o pararse a degustar los deliciosos platos hebreos (no hay que perderse los dulces) son placeres reservados al más sibarita de los viajeros.

Cosas curiosas que ver en Roma


Desconocido y ausente en la mayoría de las guías turísticas tradicionales, el gueto judío es una perla escondida en el interior de Roma. Frente a la Isla Tiberina y el Trastevere, el acceso más cómodo es por el otro lado del río, cruzando  la Colina del Quirinal hacia el Puente Palatino. Hay que dejar atrás esa construcción mastodóntica que solo se debe visitar porque allí reposa la tumba del soldado desconocido que es el Monumento a Vittorio Emanuele II. El reflejo de esta construcción que adelanta el gusto fascista se eclipsará cuando el viajero se adentre en las estrellas callejuelas de la antigua judería de Roma.


barrio judio roma

Barrio Judío de Roma


Acompañados por el eco de los pasos, las fachadas van recordando sus antiguos moradores: algunos ilustres, otros importantes, otros anónimos represaliados en distintos momentos históricos.  Que no pierda el rumbo el viajero entre tanto nombre hebreo y que se dirija hacia la Plaza Mattei, muy cerca de la calle principal, la Vía del Pórtico d’ Ottavia, y allí se entretenga con el rumor del agua de la conocida como Fuente de las Tortugas.  Tampoco hay que perderse una visita a la Sinagoga Judía de Roma, sede del actual Museo Hebraico, construida en estilo neoclásico con concesiones al Liberty (una interpretación del Modernismo) sobre todo en la decoración de su cúpula interior.

barrio judio roma

Los distintos rincones del barrio judío de Roma cuentan una larga historia de penalidades. Hay constancia de que la zona estuvo habitada en pleno Imperio, y buena prueba de ello son las ruinas del Teatro Marcelo, mandado a construir por Julio César en el siglo I a.c. Con la misma estructura que el Coliseo, aún se usa hoy en día como espacio para conciertos o cine al aire libre durante los meses de verano. 

Poco se sabe de la vida, costumbre y avatares de la población de esta zona hasta 1555 cuando el Papa Pablo IV, mediante un bula, creó un gueto cerrado y amurallado que solo se abría de día. Dicha ley prohibía a los judíos dedicarse a ciertas actividades y debían ir identificados (con un pañuelo o sombrero de color amarillo) en todo momento. El barrio fue creciendo de forma insana hasta el siglo XIX cuando sus hacinados inquilinos (tampoco se permitía el acceso a la propiedad) fueron liberados de las murallas y de las injustas leyes que coartaban libertades esenciales. Con la ocupación nazi la comunidad judía de Roma sufrió un nuevo revés, ya que buena parte de ellos (entre 5.000 y 10.000) fueron deportados al campo de concentración de Auschwitz de donde solo regresaron con vida 16 personas.

Hoy el barrio judío es un lugar apacible, encantador, cuidado y silencioso.

Otros lugares de interés en Roma





cookie script