jueves, 31 de octubre de 2013


Sevilla con niños con un paseo por la Plaza de América

Plaza América Sevilla

Se habla de ella con un halo romántico. De primavera única, sus noches despejadas de luna llena han conseguido adentrarse en los mitos literarios. Por supuesto, no hay que perderse un paseo sensorial en marzo,cuando revienta el azahar. Está en el extremo Sur de Europa. Es Sevilla, un destino para enamorados, pero también para familias con pequeños a cuestas. Sus buenas comunicaciones hacen que la ciudad, en ciertas épocas, esté a rebosar.

Por eso, es mejor  ir en vehículo propio, aunque no son desdeñables otras comunicaciones. Me gusta, sobre todo el AVE que llega hasta Madrid o Barcelona. Aunque tiene mala fama, no hace falta que tu seguro de coche esté a todo riesgo. La ciudad es tranquila y está bien vigilada. Eso sí, la familia tiene que ser precavida como en cualquier emplazamiento occidental.

¡Y no olvidarse de visitar la Plaza de América! De ella hablamos hoy.

Parque de María Luisa de Sevilla


Es bien verdad que la capital tiene buenos jardines en el extrarradio, pero no hay que perderse el Parque de María Luisa, con un sabor tan aristocrático y romántico que no pasará desapercibido para nadie. Está a un paseo del centro y de otra zona verde: Los Jardines de Murillo.  

La familia va a necesitar, al menos, un día para recorrerse la Plaza de España, la glorieta de los patos, la dedicada a los artísticos hermanos Bécquer, sus sendas arboladas  y los museos que se encuentran dentro de este particular bosque romántico.  

Los jardines con sus palomas de la Plaza de América


Pero sí hay un sitio dentro del recinto del Parque de María Luisa que va a gustar a los niños, este es, sin lugar a dudas, la Plaza de América. Está formada por jardines de estilo mozárabe con setos recortados, árboles de sombra, naranjos, fuentes, estanques con nenúfares y caminos de albero.

En un extremo de la plaza, en el oeste, el que linda con el Paseo de las Delicias, se agolpan las palomas, alrededor de una fuente de agua. En esta zona de Sevilla está permitido dar de comer a las aves. Así que, ya se pueden imaginar las familias viajeras el revuelo de palomas, niños, papás y mamás disfrutando de lo lindo. También se deja ver algún que otro gato al acecho.  

Además, es posible alquilar bicicletas y coches a pedales con los que recorrer en familia los jardines o el parque al completo, que todo dependerá de las fuerzas de las que se disponga. En el otro extremo, en el este, el que hace frontera con la Avenida de la Borbolla, hay un parque infantil convencional y un quiosco donde sentarse a tomar un refrigerio sin salir de la zona verde. El lugar es perfecto, también, para patinar.

Los museos de la Plaza de América


Si la familia viaja con niños creciditos la Plaza de América ofrece más diversión y posibilidades, ya que el emplazamiento está flanqueado por dos museos: el de Artes y Costumbres y el Arqueológico. Apunta:


  • El Museo de Artes y Costumbres de Sevilla, situado en un colorido edificio modernista, propone un recorrido por los usos populares de la zona. Exhibe cerámica, muebles antiguos, vestidos de época y, de vez en cuando, realiza alguna exposición de interés.
  • El Museo Arqueológico de Sevilla guarda el Tesoro de El Carambolo. Sin embargo, la gran mayoría de piezas proceden de la época medieval y romana (grandes esculturas en mármol y muchos mosaicos).


Qué ver y hacer en Sevilla de la mano de Candela Vizcaíno





Y más ideas libros, guías y detalles para viajar con tus niños







Viajes Aristocráticos Actualizado en: jueves, octubre 31, 2013
cookie script