viernes, 22 de febrero de 2013


Museos de Sevilla: Centro Andaluz de Arte Contemporáneo



Al otro lado del Río Guadalquivir, por Triana y casi a las afueras de Sevilla, se encuentra la Isla de la Cartuja. Aunque el lugar lleva habitado y con construcciones de interés desde hace siglos, el emplazamiento es conocido por ser sede de la Exposición Universal de 1992.  Pasados los fastos, estos edificios modernos, en algún caso, están siendo utilizados como sede de empresas, museos (Museo Naval de Sevilla, por apuntar uno), facultades de la Universidad y oficinas.

Cartuja de Sevilla


Pues, junto al río y en lo que antaño fue, primero, monasterio cartujo (cuyos monjes, en silencio, desarrollaron una curiosa manufactura en cerámica) y, luego, factoría se levanta el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla. Hay otro Centro Andaluz de Arte Contemporáneo pero ese está en Málaga y utiliza un antiguo mercado de entradores.



Pero, vamos por partes, la Cartuja de Sevilla se ve nada más entrar en la Avenida Américo Vespucio y pronto llama la atención unas enormes chimeneas que asoman sobre un edificio de clara fachada monástica. El lugar ha sufrido diversos avatares a lo largo de la historia y las cicatrices de sucesivos abandonos se encuentran por todos los rincones.

Se fue levantando a partir del siglo XIV sobre unos terrenos con hornos rústicos donde se cocía cerámica. Por eso en él se encuentran trazas de distintos estilos: desde el mozárabe hasta el barroco.  Con algunas interrupciones, fue habitado por los cartujos hasta la Desamortización de Mendizábal, en 1836, cuando se abolieron las órdenes monásticas, pasando todos los bienes al estado y, también, a la ruina.

Un poco más tarde, en 1840, el antaño monasterio cartujo dedicado a la manufactura de cerámica, al ayuno y al rezo fue adquirido por Carlos Pickman, un industrial inglés que situó aquí la fábrica de loza conocida, primero, como Pickman y, luego, como Cartuja de Sevilla. Los avatares de este emprendimiento decimonónico es otra historia, pero aquí estuvo esta factoría hasta 1982.

Desde 1986 pertenece al gobierno de Andalucía que rehabilitó el edificio para el uso que traemos hoy: centro de arte contemporáneo. El viajero que se acerque hasta el lugar no va a encontrar un museo al estilo del Pompidou o algo así. El de Sevilla es muchísimo más modesto y las obras en exposición son bastantes escasas.

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo


Las salas de exposiciones del actual Centro Andaluz de Arte Contemporáneo se reparten por las distintas estancias conventuales. Lo que fuera cenobio, capilla o iglesia hoy son lugares de exposición.

No obstante, el entorno paisajístico (sobre todo en primavera), los distintos estratos que se encuentran en el edificio, las grandes chimeneas industriales y alguna que otra muestra temporal de interés hacen que merezca la pena un paseo hacia la Isla de la Cartuja. El conjunto es bastante amplio, no suele congregar mucho público y el silencio se mezcla con las obras (repito pocas y de artistas locales en su mayoría) propiciando una velada agradable.

Horario y datos prácticos del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla


El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo está muy bien comunicado. Llegan los autobuses de la línea C1 y C2 y es fácil aparcar y acceder en coche.

Abre de martes a sábado a partir de la 11 de la mañana hasta las 9 de la noche. Los domingos cierran a las 3 de la tarde.

El precio de la entrada es de 3,01 euros (una cantidad “extraña”), pero es gratuito a partir de las 7 de la tarde y los sábados. Y qué duda cabe que es mejor aprovechar estas horas para acercarse hasta el lugar y no hacer gasto extra.

Recuerda que también en Sevilla se encuentra el Tesoro del Carambolo. El original está custodiado en una caja fuerte. Aún así es otra visita que merece la pena.

Conozco este centro de arte situado en la Isla de la Cartuja, así que no dudes en dejar tus impresiones, comentarios o preguntas.

Fotos y texto por Candela Vizcaíno
cookie script