viernes, 8 de febrero de 2013


Jerez de los Caballeros, una ilustre villa pacense con mucha historia



Con la primavera cada vez más cerca, las escapadas por la geografía nacional se hacen cada vez más apetecibles. Un destino ideal para esta época, y para el resto del año, es la localidad de Jerez de los Caballeros, un precioso municipio amurallado que se halla en la provincia de Badajoz (Extremadura).

Situado en la Sierra del Sur, muy cerca de la frontera con Portugal, sus estrechas y empinadas callejuelas de casas blancas se suceden en torno a dos colinas, y todos sus barrios surgieron en torno a alguna iglesia, ermita, palacio o cualquier otro edificio trascendente para Jerez a lo largo de su historia. 

Aunque de orígenes prehistóricos, Jerez de los Caballeros alcanzó su máximo esplendor con la llegada de la Orden del Temple, encargada de expulsar a los moros de la villa (siglo XIII), con la Orden de Santiago (siglo XIV) y durante el Renacimiento (siglo XVI), ya que se sabe que entre los años 1523 y 1526 el rey Carlos I otorgó a Jerez el título de “muy noble y muy leal ciudad”.

Por si tanta enjundia histórica no fuese suficiente, en Jerez de los Caballeros nacieron algunos de los conquistadores más notables, como Vasco Núñez de Balboa, Pedro Portocarrero, Pedro Maraver de Silva, Hernando de Soto, Juan García de Carvajal o Juan Rodríguez Espejo.


Qué ver en Jerez de los Caballeros


El agradable clima mediterráneo con influencia atlántica de Jerez de los Caballeros, que le confiere unas primaveras suaves y unos inviernos cortos y relativamente fríos, facilita su visita a lo largo de todo el año, aunque hay que reconocer que los veranos suelen ser demasiados calurosos, superándose con facilidad los 40 grados centígrados.

Quizá por ello la primavera y el otoño sean las mejores épocas para recorrer sus angostas calles y conocer el abundante legado monumental de la localidad, que fue declarada oficialmente como Conjunto Artístico-Monumental en el año 1966.

No hay que dejar de visitar el castillo-fortaleza que los templarios construyeron en el siglo XIII, un excelente ejemplo de la arquitectura militar cristiana. Destaca en ella la Torre del Homenaje, más conocida como la Torre Sangrienta, ya que en ella fueron degollados los últimos caballeros templarios tras oponerse a la disolución de su Orden, dictada en una disposición real del año 1312 de mano de Fernando IV.

Los edificios religiosos son muchos y destacables en Jerez, como la Parroquia de Santa María, de origen visigodo y consagrada el 24 de diciembre del año 556; la Parroquia y Torre de San Miguel (siglo XV); la Parroquia y Torre de San Bartolomé (iglesia de la época de la Reconquista y Torre del siglo XVIII), o la Parroquia y Torre de Santa Catalina (siglo XVI), en cuyo interior se encuentran impresionantes obras de imaginería, como el “Cristo de la Victoria”, “San Pedro de Alcántara” o “San Diego de Alcalá”.

Comer y dormir en Jerez de los Caballeros


La gastronomía de Jerez de los Caballeros es la típica de la provincia de Badajoz, y está integrada por recetas que incluyen productos del campo (espárragos trigueros, caracoles, cardillos, criadillas de tierra o setas); animales de caza (conejos, perdices, palomas torcaces o venados), y, por supuesto, los productos que se originan tras la matanza (chorizos, morcillas, salchichas, lomos o morcones). El producto estrella de la matanza de Jerez son las paletillas, que gozan de muy buena fama a nivel nacional. 

En cuanto al alojamiento, la oferta hotelera de Jerez de los Caballeros cuenta con el hotel de tres estrellas Los Templarios, los hoteles de dos estrellas Mijina, Oasis Familiar y la casa Rural La Zafrilla, y el hotel de una estrella Hacienda Arroyo La Plata.

Qué hacer en Jerez de los Caballeros


Tras haber descubierto y disfrutado del fantástico patrimonio de Jerez de los Caballeros recorriendo el casco histórico de la villa, situado en la zona amurallada, es imprescindible reponer fuerzas con su excelente gastronomía, empezando con un aperitivo a base de las populares “tapas de guarrito”

Los adictos a las compras  todavía pueden encontrar en Jerez objetos de artesanía en corcho (actividad ya en desuso en la zona), además de los coloridos bordados de la localidad. Imprescindible es adquirir productos gastronómicos del lugar, como los buenos jamones de Jerez.

El municipio es también un destino ideal para los amantes de la caza y la pesca, siempre dentro de sus correspondientes temporadas.

El calendario festivo de Jerez de los Caballeros incluye una emocionante Semana Santa, declarada de Interés Turístico; la Feria del Jamón, que se celebra en el mes de mayo; el Festival Templario, que tiene lugar en julio, o la popular Fiesta de la Salida del Diablo, que se festeja la noche del 23 de agosto.


Por Belén Valdehita


Turismo España de la mano de Belén Valdehita




Algunos libros sobre viajes y arte en España





cookie script