miércoles, 31 de octubre de 2012


Getaria: un paseo de turismo por el puerto y los museos

Getaria
Getaria


Getaria se encuentra a apenas quince kilómetros de Donostia mirando al Mar Cantábrico. Lugar de veraneo de la aristocracia local durante los dorados años veinte, aún conserva reminiscencias de ese pasado glamuroso.

Y todo ello sin olvidar que este emplazamiento marinero es cuna de un navegante tan ilustre como Juan Sebastián El Cano a quien se rinde homenaje en la misma carretera de acceso con un monumento, una escultura en piedra y un museo dedicado a las artes del mar.

La peculiar orografía de Euskadi confiere un carácter especial a Getaria. Así el viajero que acceda en coche, nada más tiene que guiarse por este monolito gris tan especial para encontrar aparcamiento. Se encuentra bien señalizado y es de pago.


Puerto de Getaria
Vista de la Iglesia del Salvador desde el Puerto de Getaria

Museo Balenciaga de Getaria


Pero una visita a Getaria no puede estar completa sin pisar el museo dedicado al modisto local Cristóbal Balenciaga, el mismo que revolucionó el arte de la moda parisina con sus depurados y elegantes vestidos que han hecho historia.

Museo Balenciaga
Museo Balenciaga

La colección está situada en un anexo construido en la que fuera villa de veraneo de la Marquesa de Casa Torre, quien descubrió las habilidades del joven Balenciaga y encauzó su brillante carrera.


Los modelos del museo cambia cada año y el espacio museístico merece la pena por lo cuidado y bien organizado que se encuentra. Son de ensueño sus vestidos de novia, de cóctel o los elitistas trajes de fiesta que han sido donados para formar parte la colección. El museo organiza exposiciones temporales con la historia del traje como temática.

Una visita al puerto de Getaria


Pero Getaria es mucho más que eso, ya que su puerto está activo desde el siglo XVI, cuando los pescadores de la zona se dedicaban a la caza de la ballena y a las menos honrosas artes de la piratería. Al día de hoy es un lugar con un encanto especial abarrotado de restaurantes y asadores al aire libre.

Las tres calles paralelas que llevan desde la carretera hasta el puerto pasan por la Iglesia de San Salvador y las excavaciones anexas al puerto. Estas vías están a rebosar de bares que sirven pinchos y de tiendas con productos para gourmets exigentes.

Aunque las delicatesen son variadas, destaca, sobre todo, el txacolí de Getaria, un vino blanco de esa denominación de origen vasca de calidad suprema. Tampoco hay que perderse las conservas de pescados locales (anchoas y atunes) o los afamados espárragos blancos.

Getaria: turismo y otros lugares de interés


Por si esto fuera poco, Getaria tiene una zona de playa de la que se puede disfrutar los días de verano que hace sol. Como toda Euskadi, este puerto está resguardado por una montaña de bosque verde.

Es un destino ideal para disfrutar en familia con niños, para degustar la deliciosa cocina local y para extasiarse con los preciosos vestidos del gran Balenciaga.


Turismo en Euskadi





Algunos libros sobre viajes y arte en España






cookie script