viernes, 20 de abril de 2012

MOMA neoyorquino: prestigiosa escena del arte moderno y actual


Nueva York invita a visitar el Museo de Arte Moderno, MoMA según las siglas que en inglés significan Museum of Modern Art, un acervo de obras artísticas emblemáticas de la modernidad. La diferencia está entre quienes acuden a sitios recomendados y aquellos ansiosos porque al fin llegue el día elegido por placer estético. A los primeros les alcanzará un par de horas por los niveles cuatro y cinco, donde se encuentran cuadros famosos como para presumir que se han visto: Las señoritas de Avignon de Picasso o La noche estrellada de Van Gogh. Los segundos querrán conocer el edificio reinaugurado en 2004 con paredes cristalinas que descubren el jardín de esculturas, observar las muestras de las seis plantas de galerías, escuchar alguna charla o disfrutar una película, lo que puede llevar desde una jornada hasta la propuesta de regresar. Adelante, elige tu estancia en el MoMA.


Se sabe que ver arte moderno y contemporáneo resulta más complejo y problemático de cómo se podía pensar en el pasado, a menudo para internalizarlo y resignificarlo hace falta acudir al diálogo entre saberes, a conocimientos de ciencia, filosofía, comunicación social. Sobre todo porque el MoMA tiene pinturas y esculturas que rompen con el naturalismo académico, pero también se apropia de medios de expresión que se valen de la reproductibilidad técnica u objetos que van desde la alfarería a la industria.

Al acceder al hall de entrada podemos echar un vistazo a la tienda con curiosos diseños, luego descansar en el jardín mientras apreciamos la integración edilicia al entorno. En el segundo nivel hay obras de video y otros medios audiovisuales que comienzan a gestarse en la década de 1960 y se tornan complejos e interactivos, también ocupan su espacio grabados y libros ilustrados. El tercer nivel expone arquitectura, diseño, fotografía y dibujos en lápiz, carbonilla, tinta, acuarela, collages. En los niveles cuatro y cinco, hay obras desde las postrimerías del siglo XIX a la actualidad, nada menos que de Manet, Picasso, Van Gogh, Kandinsky, Warhol, Pollock, Hopper, Matisse, Duchamp, Klimt, Khalo. Los niveles segundo y sexto albergan muestras temporarias.

 Cindy Sherman y Diego Rivera

Por estos días y hasta el 11 de junio hay una muestra impactante en el MoMA. La fotógrafa norteamericana Cindy Sherman exhibe trabajos retrospectivos, donde realiza la toma pero también se coloca en foco ataviada con disfraces, utilizando maquillaje, vestuario, pelucas, prótesis, iluminación y escenografía que la metamorfosean como personajes diversos. Irónica, indaga y cuestiona sobre todo la identidad.

Por otra parte, hasta el 14 de mayo puede apreciarse el arte muralista del mexicano Diego Rivera, que regresa a este ámbito tras 80 años de su primera exhibición, con murales expuestos en 1931 (a dos años de inaugurado el MoMA) y la obra que creó durante su permanencia en Nueva York.

El MoMA está en Manhattan, 11 West, calle 53 entre avenidas quinta y sexta. Abre de miércoles a lunes, de 10.30 de la mañana a 5.30 de la tarde, los martes está cerrado y los viernes amplía su horario hasta las 8, gratis a partir de las 4. Cierra en Navidad y Acción de Gracias. Si eres de los “segundos” visitantes, te pondrá feliz saber que el ticket sirve para entrar gratis al Centro de Arte Contemporáneo que está en Queens.

Graciela Ullán

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada