viernes, 13 de abril de 2012


Málaga, sol, arena, cultura, arte y flamenco.


Málaga
La Costa del Sol ya no es lo que era. Si hace apenas una década, el aeropuerto de referencia de esta bella tierra andaluza, el de Málaga, se dedicaba a desembarcar turistas centroeuropeos deseosos de pasar un mes, una quincena o una semana sin hacer nada más que tumbarse al sol, atiborrarse de cerveza fresquita, gazpacho y pescado frito, al día de hoy, el destino ha sabido transformarse para acoger otros viajeros: aquellos que buscan algo más que sol y playa.

Turismo en Málaga



Es este nuevo visitante un profesional cosmopolita, procedente, incluso, de puntos tan lejanos y apartados de la costa mediterránea como Japón o Estados Unidos y que exige una oferta cultural acorde a sus gustos y formación. Y Málaga dispone de todo ello. Si bien el tópico del flamenco ya está superado (entre otras cosas, porque es más fácil disfrutar de los intérpretes señeros en otros lugares de España), no podemos dejar de lado iniciativas como la gestionada por el Teatro Cervantes con “Flamenco perdura en el tiempo”. 


Málaga

Y no solo de flamenco vive esta institución, ya que es también la encargada de organizar el Festival de Teatro de Málaga (que se celebra hasta mediados de febrero) o el de cine que congrega a toda la alfombra roja nacional y latinoamericana. Por si esto fuera poco, las sedes que alojan, entre lo cultural y lo festivo, estas mediáticas citas, (el Cervantes mencionado y el antiguo Cine Echegaray) tienen una programación tan variada y continuada que da casi mareo.

Málaga

Cine, teatro, flamenco, mimo, conciertos o performances pueden disfrutarse en estas dos salas malagueñas, mientras que la expresión plástica se reserva a los tres museos señeros de la capital: el Museo Carmen Thyssen (con la colección de la baronesa homónima), el Museo Picasso Málaga (cuya colección permanente pertenece a los herederos del artista malagueño y las exposiciones temporales se centran en autores punteros de las vanguardias históricas) y el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (situado en un antiguo mercado de entradores y empeñado en mostrar al público interesado el arte último).

Esta oferta cultural se completa, no podía ser de otro modo, con el rico patrimonio artístico heredado accesible para el gran público. Por supuesto, y en esta línea, no hay que perderse una visita a la Catedral (inacabada) y a la Alcazaba que corona la ciudad y que un día sirvió de bastión defensivo.

Málaga

Qué hacer en Málaga


Si bien alrededor de la Catedral, en el centro de la ciudad, existen múltiples pequeños bares y tascas que ofrecen una copa de vino y algún tentempié ligero, Málaga también dispone de buenos y reconocidos restaurantes gastronómicos, alguno de ellos galardonados con la preciada estrella Michelin.

Teatro, cine, flamenco, artes plásticas, patrimonio artístico, playa, sol, gastronomía, paseos, vida nocturna, compras… todo ello y más ofrece al viajero la bella y luminosa Málaga.
Imágenes libres de royalty.


Algunos libros sobre viajes y arte en España






cookie script