lunes, 6 de febrero de 2012


Nueva Caledonia: Centro cultural Jean Marie Tjibaou


Centro cultural Jean Marie Tjibaou


centro cultural jean marie tjibaou

Con un armónico y exótico diseño cuyo propósito manifiesto es revalorizar la tradición y la cultura del lugar, el Centro Cultural Jean Marie Tjibaou, de Renzo Piano, tal vez sea el comienzo ideal para un recorrido que desde la ciudad de Nouméa nos pondrá en contacto a la vez con la cultura Kanaki y la naturaleza. La idea, surgida a comienzos de los 90, tras el asesinato de Jean Merie Tjibau, líder del movimiento independentista del país, fue puesta en marcha por F. Mitterand como muestra de su deseo de proteger la cultura originaria, devastada desde principio de siglo por la incidencia de la colonización.

Este sorprendente complejo es en la actualidad no solamente una de las obras más significativas y bellas de R. Piano, sino uno de los símbolos más ligados a la cultura Kanaka, su voluntad de independencia y la revalorización de la naturaleza.

Nueva Caledonia


nueva caledonia

Este archipiélago de Oceanía, situado en la Melanesia, resulta aún, quizás, para muchos de nosotros, un lugar lejano y bello pero mucho más desconocido. Situado al este del océano Pacífico, ha sido una parte importante de la historia francesa y europea en tanto que colonia. Es además un sitio cuya naturaleza y cultura tienen mucho que contarnos y ofrecer.

Si bien buena parte de su revestimiento boscoso original ha sido suplantado por los campos de cultivo de exportación como el arroz, la piña el aguacate y la naranja, hasta ocupar un 80 % de su superficie, alberga una importante proporción (80%) de flora y fauna endémica. La cordillera central de Grande Terre –la mayor de sus islas- la divide en dos y en su ladera este se extienden frondosos bosques húmedos, densos y neblinosos que atravesando lagos y manglares descansan sobre costas de arenas blancas, rodeadas de un mar turquesa, dejando a su paso numerosos microclimas y pequeños valles separados en los cuales han evolucionado de modo aislado muchas formas de vida prehistórica. La cultura Kanaki es la de uno de los grupos que la han poblado desde tiempos remotos, casi 3000 años antes de cristo.

Turismo Nueva Caledonia


Según los neocaledonios el enclave de este archipiélago forma la segunda barrera de coral más grande del mundo. En días de calma invernales la visibilidad submarina, en zonas como la isla de Los Pinos, Poindimié Maré y el sur de Grande Terre,  alcanza los 50 metros.

El buceo y el submarinismo en sus arrecifes, junto con los paseos por sus paradisíacas playas, son opciones deslumbrantes. El senderismo y las excursiones a caballo de dos o más días son otras de las actividades predilectas en un archipiélago cuya superficie cuadriplica la del archipiélago balear.  Junto con territorios como Islas Malvinas, Samoa Americana y Tokelau, Nueva Caledonia aparece desde 1986 en la lista de territorios no-autogobernados de las Naciones Unidas. El estatus único de Nueva Caledonia la sitúa actualmente entre país independiente y departamento de ultramar francés.

Es uno de los dieciséis territorios no-autónomos bajo supervisión del comité de descolonización de las Naciones Unidas y juntamente con la Polinesia Francesa, Wallis y Futuna, es parte de la República Francesa. Una fuente importante de sus ingresos proviene de la explotación del níquel. Nueva Caledonia es, sorprendentemente, el tercer productor a nivel mundial, después de Rusia y Canadá.

La danza denominada pilou es uno de los ritos más populares que aún se conservan. Conviven en el territorio 33 dialectos melanesios-polinesios, su música constituye un elemento fundamental en todas las celebraciones y el repertorio de sus instrumentos incluye conchas marinas y flautas fabricadas con caña de bambú. Vinculados a los aborígenes de Australia y Papúa, el clan y no el individuo, constituye el elemento más importante de la cultura tradicional, fundamentado en las reglas de interacción entre los mismos.

  

El centro Cultural Jean Marie Tjibau y Renzo Piano


centro cultural jean marie tjibaou

Ubicado en un entorno con cuya belleza natural no compite sino que asimila y engrandece, se extiende por una estrecha franja de tierra, a orillas de una laguna, en las afueras de Nouméa, la capital. Sumergidas en un océano de vegetación que forma parte de una reserva natural, se erigieron las diez cabañas (cáscaras) que forman el complejo, a imagen y semejanza de la vivienda Kanak tradicional. De entre 20 y 28 metros de altura, simbolizan las tradiciones y creencias de este pueblo, como así también los aspectos prácticos de su artesanía.

Las cabañas están conectadas entre sí por senderos, de modo que el lugar conserva en gran medida su carácter natural y sereno, mirando por un lado al océano y por otro a la exuberante vegetación que la rodea. Su organización refleja la de las aldeas tradicionales, hechas de casas reunidas en varios grupos y según la figura del clan, que es el valor en torno al cual se ha organizado desde siempre esta cultura. Kanaki significa literalmente “hombres”.

centro cultural jean marie tjibaou

Elementos como el agua, el viento, la luz y la vegetación son los que han inspirado desde siempre su diseño y las mantuvieron vivas y eficientes. Estas estilizadas cabañas, que se curvan a medida que se elevan hacia el cielo, están realizadas en madera de Iroko, muy resistente a la humedad y los insectos. Presentan una estructura muy ligera y aunque en numerosas partes se han utilizado algunas técnicas de ingeniería moderna, todo su revestimiento está basado en técnicas de construcción kanaki lo cual las dota de una ventilación interior natural. En su proceso de concepción se dio especial importancia al aprovechamiento de las corrientes de aire por la necesidad de los climas húmedos de maximizar la ventilación. Las cabañas, todas de diferentes alturas, salpican el paisaje como en los poblados auténticos y también como ellos se dejan atravesar por la brisa.

Se ha dicho de este centro cultural –a la vez centro comunitario, educativo, biblioteca, museo, etc…- que es un proyecto ejemplar de la arquitectura universal porque ha llevado a cabo un planteo respetuoso de la cultura y la naturaleza del lugar sin caer en el error de hacer una interpretación –occidental y colonialista- de la cultura en vez de construir los medios aptos para dar paso libre a su expresión.

Según la propia expresión de Renzo Piano, haber trabajado “…en un lugar tan recóndito y hermoso, sumergiéndose en una fascinante cultura radicalmente diferente, es una experiencia que cambia la vida y a esto no se le puede estar sino agradecido…” Colaboración de Marina Bianchi del texto. Todas las imágenes son de contenido libre.

Edición por Candela Vizcaíno


cookie script