viernes, 3 de febrero de 2012


Inti Raymi: ceremonias incas, Cuzco


inty raymi

El día más breve y la noche más larga del año se señalan con rojo en el calendario de Cuzco, porque el 24 de junio es el solsticio de invierno y se celebra el Inti Raymi o Fiesta del Sol en honor a la deidad inca por excelencia.

Inti Raymi


Actualmente existe una puesta en escena para lugareños y turistas, que comienza frente al Coricancha, la estructura imponente del Imperio a la que tras la destrucción de los colonizadores se sobrepuso el Convento de Santo Domingo.

Quien ostenta el título de Inca realiza una invocación al Sol y se desplaza a la fortaleza de Sacsayhuaman, construcción megalítica a dos kilómetros de Cuzco donde aguardan los espectadores. La entrada del Inca y comitiva es precedida por un grupo de acllas o doncellas escogidas, que esparcen flores acompañadas por los pichaq, encargados de espantar los malos espíritus con escobas de paja. El Inca vuelve a invocar al Sol y se sacrifica una alpaca, en medio de música y danzas coloridas.



Los que participan en el culto actúan compenetrados en sus papeles, de acuerdo al guión de la ceremonia religiosa que en 1944 escribió el quechua Faustino Espinoza Navarro, basado en la narración del Inca Garcilaso de la Vega en sus Comentarios Reales de los Incas.

Inti Raymi Inca


Los incas llevaban a cabo esta ceremonia en la plaza Aucaypata, actual Plaza de Armas, hasta que fue suprimida por orden del virrey Toledo en 1572 por considerarla contraria a la fe católica. Aunque persistió en clandestinidad, recién desde 1944 el Inti Raymi retoma vigor a instancias de lugareños encabezados por Humberto Vidal.

inty raymi inca

El soberano y allegados recibían la salida del sol descalzos y en cuclillas, con los brazos abiertos y dando besos al aire. El Inca portaba dos vasos de oro con chicha, bebida alcohólica de maíz fermentado con azúcar, del recipiente de la izquierda bebían sus parientes y el otro se derramaba en tinaja de oro. Se dirigían al Coricancha a adorar al Sol, los curacas o caciques hacían ofrendas, luego regresaban a la plaza, donde se sacrificaba ganado ante el fuego que se encendía utilizando como espejo el brazalete de oro del sumo sacerdote. Todos los fogones debían apagarse, se repartía fuego nuevo así como carne y chicha entre los presentes, que celebraban a lo largo de varios días.

Ceremonias incas: Inti Raymi


El cielo se vinculó a la cultura incaica de tal forma que se entramó mito, religión y astronomía. El 24 de junio, día en que el Sol se halla más alejado de la Tierra, se consideraba punto de partida del nuevo año, asociado a los orígenes de la propia etnia. Al amanecer del equinoccio el sol atraviesa la puerta del recinto oriente y cruza el pasillo del Coricancha  y al atardecer invierte su recorrido, señalando la diagonal del pasillo de acceso la línea Norte–Sur. Con este método práctico y utilizando barro y piedras como materiales de construcción, los incas determinaban observaciones certeras.

Se supone que el Inti Raymi es anterior a la cultura incaica y fue celebrado por diversos pueblos andinos, por lo que además de Cuzco existen otros escenarios donde se adora al Dios Sol. Colaboración de Graciela Ullán.

Turismo en Perú


cookie script