miércoles, 4 de enero de 2012


Zadar, turismo cultural y especial en Croacia

zadar

Zadar, dónde está y qué podemos encontrar


Zadar fue en sus remotos orígenes un asentamiento iliriano y es en la actualidad la ciudad más importante de Dalmacia Septentrional, en Croacia.

Sus monumentos góticos, renacentistas y barrocos atestiguan un pasado histórico rico y turbulento. Habitada desde hace más de 3000 años, influyeron en su destino actual los tres grandes poderes del Imperio Romano, Bizantino y más tarde la República de Venecia, para la que fuera uno de los bastiones de resistencia más importante frente a los ataques otomanos.

zadar

Viaje a Zadar, en la actual Croacia


Su núcleo histórico, rodeado de murallas y torres, se asienta sobre un istmo que se une a la parte moderna de la ciudad mediante un puente. Se encuentran en esta parte antigua numerosas reliquias arqueológicas de las distintas épocas civilizatorias: romana, medieval y renacentista.

Fruto de este rico pasado cultural es el hecho de que aquí se fundara la primera universidad croata. Además de su complejo pasado histórico, Zadar es reconocida como una de las más bellas ciudades del Adriático. Es famosa por la imponencia de sus puestas de sol. Punto donde el espacio urbano se funde con las aguas del Adriático, su órgano marino es una de las atracciones más visitadas, originales y recordadas de Croacia.

zadar

Turismo de Zadar: qué tienes que ver


El órgano marino de Zadar (Moske orgulje, en croata), obra del arquitecto Nicola Brasic, es una obra evocadora del poder de la naturaleza y ha sido reconocida con un premio europeo internacional por su originalidad en el uso de espacio público. El órgano marino es fundamentalmente un instrumento cuyos sonidos son creados por el  –podría decirse- aliento del mar, el flujo y reflujo del ritmo de sus olas.

Pero este particular instrumento, cuya partitura no cesa nunca de ejecutarse, es además un majestuoso paseo que está perfectamente integrado al paisaje, en una suerte de armoniosa transición gracias a la cual el casco histórico-medieval de la ciudad viene a entregarse a las aguas del Adriático.

Concebido como parte de un proyecto de remodelación de la “Nova Riva” (nueva costa), devolvió a los habitantes del lugar un espacio tradicionalmente marino que se había extraviado tras un muro de cemento y otras instalaciones abandonadas. El paseo fue inaugurado en abril de 2005. Es desde entonces uno de los espacios más visitados: no hay muchas ocasiones de participar de la experiencia de ver en el mar uno de los crepúsculos más bellos (es la fama de la que gozan algunos puntos en particular de la costa dálmata) mientras la irrepetible música del mar acompaña nuestros pasos.

zadar

El órgano de Zadar


La construcción del órgano y el paseo es un complejo de piedra caliza blanca proveniente de la isla de Brac, la misma piedra utilizada para la edificación de la Casa Blanca (columnas exteriores) y el complejo del Palacio de Diocleciano (Split), entre otras numerosas construcciones famosas.  Se extiende a lo largo de 75 metros como una explanada escalonada que desciende suavemente hasta unirse al mar.

Sobre esta escalinata se distribuyen 35 tubos subterráneos que son los que conforman el órgano propiamente dicho. Debajo del primer escalón se ubican los orificios que expulsan el aire introducido por el ritmo de las olas, la fuerza de los vientos y las mareas. Es así como se produce ese sonido único en el mundo, que es su característica. Se lo compara con voces humanas, susurros, órganos o campanas. Sin duda ejerce una poderosa atracción sobre los que lo escuchan, se cree que es el motivo por el que cada vez más las ballenas blancas visitan el lugar.

organo marino de zadar
Estemos donde estemos, cada magnífica puesta de sol –miremos al cielo o no- es siempre diferente a la anterior, también a la siguiente. Si estamos en Zadar, y caminos al atardecer, tampoco debemos olvidar que cada sonido entregado por el mar, jamás volverá a sonar.


Más ideas de viajes por Europa con estos libros

 



De Candela Vizcaíno


1 comentario:

María Sánchez dijo...

¡Qué maravilla! Croacia es una de mis cuentas pendientes, pero ahora que más motivo aún... ¡No pienso perderme este destino!

Un abrazo

cookie script