lunes, 7 de noviembre de 2011


Tren a Machu Picchu: Hiram Bingham, Vistadome, Backpacker


Machu Picchu

Trenes a Machu Picchu


Varios trenes recorren a diario los 120 kilómetros que separan Cuzco de Machu Picchu. El itinerario se inicia trepando una pendiente elevada a las afueras de la ciudad imperial para descender hacia el Valle Sagrado. Ollantaytambo es parada obligatoria, está rodeada de sembradíos de maíz, tiene el trazado originario de sus calles y conserva viviendas incaicas. A partir de allí el valle se estrecha y profundiza, abriendo paso en forma progresiva a laderas cubiertas de selva atravesada por bosques de neblina.

Hagamos un alto en el camino para recordar que en el kilómetro 88 de la vía férrea que se dirige al valle de La Convención, sobre la margen izquierda del río Urubamba, está el punto de partida de los que quieren seguir con esfuerzo el Camino Inca, que tras 44 kilómetros y al menos unos tres o cuatro días de andar conduce a Inti Punku (Puerta del Sol), la entrada a las ruinas.

Tren Hiram Bingham


Muchu Picchu


La propuesta es disfrutar de la paleta de colores que ofrece la naturaleza observando cómodamente a través de una ventanilla, donde las casi cuatro horas de viaje resulten distendidas y el tiempo pase sin hacerse notar. Para ello hay servicios de trenes de diferentes categorías, que conviene reservar con antelación para asegurarse un lugar.

El Hiram Bingham, que debe su nombre al estudioso norteamericano que avistó las ruinas en 1911 con la ayuda de un campesino, tiene coches con asientos confortables y su tarifa incluye almuerzo o cena a la carta de acuerdo al horario, degustación de cervezas y vinos de la región, el bus que va de Aguas Calientes a la ciudadela, té al llegar y la entrada al centro arqueológico con el acompañamiento de guías especializadas. Las sensaciones placenteras atrapan ni bien se arriba a la estación cuzqueña con el espectáculo de una comparsa de danzantes, que da la bienvenida a los turistas con su folclore.

Vistadome


Algo más económico, el Vistadome es el primero que sale de Cuzco por la mañana y el último que regresa desde Aguas Calientes por la tarde. Su ticket incluye bocadillos y bebidas, en el viaje se disfruta música y bailes típicos, pero sobre todo la posibilidad de observar el paisaje desde ventanillas panorámicas que permiten un ángulo amplio de visibilidad.

Tren Backpacker


Y para aquellos que no quieran gastar demasiado en pasaje pueden optar por el Backpacker, de butacas cómodas, espacios amplios para depositar las mochilas, incluso con la posibilidad de conseguir descuentos importantes presentando la tarjeta del estudiante. Eso sí, los bocadillos y bebidas se pagan aparte.

Hay quienes recorren en auto alquilado los sitios arqueológicos que abundan alrededor de Cuzco y continúan por el camino que lleva hasta Ollantaytambo, recién allí abordan el tren. En fin, son posibilidades a evaluar antes de emprender el viaje a las maravillosas alturas de Machu Picchu.

Por si quieres saber más sobre el fascinante mundo de los trenes 


Viajes Aristocráticos Actualizado en: lunes, noviembre 07, 2011

1 comentario :

María Sánchez dijo...

Magnífica entrada y magnífico blog.

Te seguiré con interés.

Un saludo

cookie script