miércoles, 2 de noviembre de 2011


Cuzco: historia, monumentos, terremoto, turismo en Perú


catedral cuzco
Catedral de Cuzco

Monumentos de Cuzco


Con templos y palacios que imitaban la forma de un puma yacente, Cuzco fue la ciudad sagrada del imperio incaico. La cabeza del felino era la fortaleza de Saqsayhuaman y el cuerpo el poblado que se extendía entre los ríos Saphy y Tullumayo, hoy canalizados bajo calles del mismo nombre.

La arquitectura se distinguía por la calidad del pulido de la piedra y el ensamblaje perfecto de los bloques, con la ayuda de herramientas hechas por piedras más duras (no se conocía el hierro). El resultado: muros sobrios con el característico talud, declive que los hacía resistentes a los sismos.

Los nativos fueron construyendo la ciudad adaptada a los accidentes naturales y a la topografía del valle, con callejas sinuosas entre el agrupamiento de viviendas que constituían las kanchas. Los barrios donde residían sectores populares se diseminaban alrededor de la ciudad sagrada.

Cuzco: historia, Pizarro 


cuzco
Convento de Santo Domingo
En 1533 Pizarro venció al inca Atahualpa, tomó posesión de Cuzco y al año siguiente declaró la fundación española. Monumentos y lugares sagrados fueron despojados del oro y la plata, transformados en botín para la Corona.

La colonización introdujo la arquitectura peninsular, incluidos techos de tejas y el trazado urbano de manzanas, a veces utilizando los muros perimétricos de las kanchas incaicas. Pasó lo mismo con las edificaciones de algunas iglesias católicas que se superpusieron a templos o palacios incaicos, como el Convento de Santo Domingo erigido sobre el Qorikancha o Templo del Sol, el convento de Santa Catalina que se alza sobre el Acllahuasi o Casa de las Vírgenes del Sol y el Palacio Arzobispal que nace sobre cimientos del palacio de Inca Roca.

Terremoto de Cuzco


cuzco
Calle típica
La ciudad sufre un terremoto en 1650 y se reconstruye bastante similar a como la conocemos, desde donde datan casi todos los monumentos arquitectónicos en su mayoría religiosos que se pueden apreciar. La Catedral, construida entre 1579 y 1679 sobre las bases del Palacio del Inca Wiracocha con piedras extraídas de los muros de la Fortaleza de Saqsayhuaman, muestra el estilo renacentista en contraste con lo barroco y plateresco. El interior deslumbra por sus proporciones colosales y la simplicidad de sus pilastras y cornisas, sobriedad proveniente del clasicismo español, aunque la puerta principal es muestra del barroco cuzqueño.

Alrededor de 60 templos y centenares de capillas rurales se levantaron en el transcurso de la época colonial, entre los edificios parroquiales se destacan los de San Pedro y San Sebastián. Así como en lo arquitectónico, en las pinturas que se encuentran en el interior de los monumentos cohabita la influencia cuzqueña con el aporte europeo.

El auge del Cuzco colonial en el siglo XVIII contrastó con el infortunio de los indígenas, aunque aparezca como mágico al recorrer sus calles y visitar sus monumentos y ruinas es imposible despojarse de la historia sangrienta de un pueblo. El sincretismo religioso y cultural de conquistados y conquistadores está por todas partes y vale la pena descubrirlo.

Graciela Ullán de los textos y las fotos

Turismo en Perú





cookie script