viernes, 18 de noviembre de 2011


Covent Garden


covent garden
St. Martin’s  Lane al oeste, Long Acre al norte, The Strand –próxima al Támesis- al sur y Drury Lane al este son las breves referencias espaciales que nos servirán de orientación para llegar a Covent Garden: esa clase de lugares pequeños –es tan solo un barrio entre los tantos que hay en Londres- que nos dejarán el sabor de haber apenas conocido lo que este universo es capaz de ofrecer. Londres es esa clase de irrenunciables capitales, con gran posibilidad de recorridos, que nos harán transitar por la Historia, la Música, la Literatura, el Teatro, etc…, según nuestro interés o posibilidades, sin defraudarnos jamás.


Covent Garden, como la misma Londres, también. Y algo más que decir: cualquiera sea nuestra mirada de viajero, desprevenida o experta, siempre nos recibirá. Covent Garden conjuga entre sus casi infinitas propuestas una alternativa comercial, histórica y artística que la han convertido en el lugar de referencia donde se dan cita tendencias de vanguardia de la moda y las artes, espectáculos callejeros, diseño de alta  costura y joyería, antigüedades, artesanías, ocio y buen comer. Su corazón esta integrado por sus famosos mercados: El Covent Garden Market, Jubilee Market, y el Apple Market principalmente, que cada día abren sus puertas para ofrecer no solamente frutas y verduras frescas sino para albergar en la superficie de su entorno la más variada oferta de atracciones.

covent garden

Un poco de historia sobre el Covent Garden


Tal y como resuena en su nombre (Covent Garden o Jardines del Convento) este espacio de tierra era la zona cultivable de la cocina del convento o Abadía de Westminster. Sus hortalizas y frutas frescas abastecieron a los antiguos habitantes del lugar durante más de siete siglos. A partir de 1540 comienza un capítulo de trascendencia tanto para la historia británica como para Covent Garden. Es en este año cuando Enrique VIII –en su disputa con la Iglesia Católica Romana-  disuelve los monasterios, define para siempre su autonomía respecto de la autoridad papal y crea la Iglesia Anglicana. En este marco histórico, las tierras del monasterio fueron cedidas a John Russell, primer duque de Bedford.

Alrededor de 1630 sus descendientes deciden una remodelación. Interviene en este momento el arquitecto Iñigo Jones, el primero de importancia en la historia británica y que dejará una huella decisiva en toda su arquitectura por la que se dio en llamar “Escuela Palladiana” Admirador del arte renacentista italiano y en particular de Andrea Palladio, se inspiró en este modelo a la hora de llevar a cabo la obra que los Bedford le habían encargado. De este proyecto surgió lo que hoy en día todavía se llama “La Piazza”, punto central del Covent Graden actual. La plaza “Des Vosgos” en París y la “Plaza San Marcos” en Venecia son los referentes de esta obra integrada también por la “San Paul’s Church” –actualmente conocida como la iglesia de los actores-  formando un todo con “La Piazza”, primera iglesia anglicana de Londres.

My Fair Lady

Covent Garden, lugar de encuentro de artistas


Lugar de encuentro obligado para los espíritus bohemios, escritores y actores desde sus orígenes, fiel a esta tradición, proliferan hoy en día entre su enjambre de pequeñas callejuelas muy próximas al Soho, las expresiones libres de un arte típicamente británico, popular y refinado al mismo tiempo. En cualquiera de sus muchas terrazas tendremos la posibilidad de disfrutar de un buen té inglés, al aire libre, contemplando una impecable actuación, escuchando a uno de sus muchos músicos callejeros, coros, cantantes de ópera, malabaristas o titiriteros. Su más lejana historia parece por momentos haber marcado su destino y su identidad.
  
El complejo, concebido como parte de un proyecto residencial de los aristócratas que residían en la zona, fue la primera plaza pública de Londres y uno de sus paseos más visitados. Ya en 1642 Samuel Pepys documentó la primera representación del show Punch and Judy en la plaza. Los shows callejeros se hicieron cada vez más populares a lo largo de los S. XVIII y XIX y gran parte de los residentes eran actores. Muchas de sus calles llevan hoy en día el nombre de los mismos (Betterton, Macklin, Kemble, etc…) en honor a esta tradición. También ya en 1650 el mercado de frutas y verduras ocupaba el espacio de la plaza y es un emblema de aquel tiempo -cuando la piña se cultivaba en sus alrededores y se vendía en el mercado- la representación de esta fruta que actualmente  puede reconocerse en los adornos arquitectónicos del lugar.

Pasado y presente del Covent Garden


Después del gran incendio de Londres en 1666, Covent Garden resurgió  fortalecido. Destruidos por el fuego numerosos espacios comerciales que representaban una competencia, el espacio de la plaza se vio ocupado por una cantidad mayor de comerciantes alojados en él; es la época en que comienzan a llegar por el Támesis los más exóticos artículos y se agranda su mercado de flores.

Y estos fueron solamente sus comienzos. Si bien es cierto que en el tiempo transcurrido desde entonces hay numerosos capítulos dignos de atención, su esencia popular y comercial no se ha visto alterada jamás. En las muchas etapas de organización y remodelaciones que se sucedieron, distintos sectores comerciales fueron integrándose al espacio de la  “Piazza”: Floral Hall (1860), Flower Market (1870-1872) hasta llegar finalmente al Jubilee Market (1904) Este era el Covent Garden que George Bernard Shaw y su Pigmalión dejaron para siempre entre nosotros ayudado por supuesto por el cine, de la mano de  My Fair Lady, Audrey Hepburn y un sin fin de personajes compartiendo un escenario en el que el pueblo convivía con la clase alta que asistía a la Royal Opera House.

Además de la Royal Opera House, sede de The Royal Opera y The Royal Ballet  -fue aquí donde María Callas hizo su última representación operística-, del London Transport Museum y de los más famosos teatros del West End londinense, hay otros tantos sitios de interés histórico o cultural. A pocos pasos de estas sedes, transitando nada menos que su famosa Long Acre, podemos -en un instante- sumergirnos en el universo topográfico de la librería más grande del mundo dedicada a las publicaciones de viajes y los mapas. Terminar nuestro recorrido en Stanfords es una buena manera de entender que el viaje aún está por comenzar. Hay mucho para ver. Tanto que ni la mirada ni las palabras lo pueden abarcar.   Texto de Marina Bianchi



Más ideas de viajes por Europa con estos libros

 



Edición de Candela Vizcaíno


2 comentarios:

Anónimo dijo...

MAIDA VALE

Anoche soñé que volvía a Saint Pancras, y brillaba pálido de otoño. Me dirigí hacia Maida Vale, a la mansión que siempre fue nuestro refugio. Me adentré por por la esquina del Dreams Arms, donde tantas horas habiamos pasado, y seguí caminando por las angostas calles del barrio. El camino iba serpenteando, retorcido y suntuoso como siempre, pero a medida que avanzaba me di cuenta del cambio que se había operado. Las pequeñas casitas que antaño iluminaban el trayecto con las luces de sus jardines, ahora estaban deshabitadas, y oscuras. Sin embargo continué mi camino guiado por la luz de una estrella que me llevó hasta el final.
En infinito idilio que había sido nuestro finalmente estaba allí: Maida Vale, reservado y silencioso. El tiempo no había podido desfigurar la perfecta simetría de sus muros. De pronto, me pareció ver luz en las ventanas pero una nube cubrió de repente la luna y se detuvo un instante, como una mano sombría escondiendo un rostro. La luz de la luna puede jugar con la imaginación ; me encontraba en el porche pero no podía entrar porque la verja estaba cerrada. Entonces, como todos los que sueñan, me sentí poseido de un poder sobrenatural y atravesé la puerta como un espíritu la barrera que ante mí se encontraba, pero todo estaba callado y vacío allí dentro.

Marina dijo...

...aunque las respuestas se demoren "Maida Vale y la perfecta simetría de sus muros" continúan allí, Saint Pancras nos continuará recibiendo, a nosotros y ojalá también nuestros sueños... Gracias por compartir el tuyo.

cookie script