lunes, 26 de septiembre de 2011


Berlín Este: Muro de Berlín y East Side Gallery

Muro de Berlín
Si todos los lugares se encuentran irremediablemente condicionados por su pasado, en Berlín aún son visibles las cicatrices de las heridas infringidas, primero, por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y, después, por los desmanes de la larga Guerra Fría. 


La terrible división de la ciudad en dos bloques antagónicos y enemigos no solo fue un atentado contra los berlineses (recordemos que muchas familias se vieron irremediablemente separadas) sino, además, contra el emplazamiento mismo de la ciudad. Mientras que la parte occidental capitalista, a duras penas, procedía a una reconstrucción dolorosa, la oriental, la que se quedó en zona soviética se hundió, en parte, en un terrible abandono. 

Por si esto fuera poco, había una franja bastante amplia que actuaba a modo de frontera, literalmente abandonada a los elementos o a las gamberradas de los jóvenes soldados soviéticos. La Puerta de Brandenburgo o el Reichstag se quedaron en la parte soviética, muy cerca de la línea que dividía la ciudad y, por tanto, en un completo estado de abandono y hasta de olvido. Las pocas piedras que quedaron en pie, tras los bombardeos masivos, se convirtieron en meras ruinas a punto de desplomarse antes de la afortunada y acertada intervención tras la reunificación alemana.

East Side Gallery

El Muro de Berlín


Indudablemente el símbolo de tamaño desaguisado es el Muro de Berlín, levantado con nocturnidad y alevosía en un caluroso día de verano. Que el mundo entero quisiera su fin no quita para que en Berlín, como testimonio de ese pasado infame, se haya conservado parte de lo que un día dividió a la ciudad y, si me apuran, hasta a la humanidad al completo. 

Así, el viajero que quiera rememorar esa parte de la historia puede acercarse al recién inaugurado Museo del Muro (con una reproducción del puesto fronterizo más famoso, el Checkpoint Charlie). Aunque la muralla original ha sido derribada en su casi totalidad, aún se conserva más de un kilómetro (concretamente 1300 metros) en un barrio apartado dominado por las vías del tren. Es aquí donde se encuentran los restos de la Alemania soviética más auténtica. 
Muro de Berlín

East Side Gallery en el antiguo Muro de Berlín



En una zona sin importancia se levanta este testigo de la historia. Es la East Side Gallery, una peculiar galería de arte al aire libre que muestra las pinturas de  más cien artistas y graffiteros provenientes de más de veinte países. El lugar, lo tengo que reconocer, me fascina y a la par me sobrecoge y por eso, en diversas ocasiones, he hablado de esta singular pinacoteca contemporánea.  

Si has estado en la zona, me gustaría compartir contigo tus impresiones.


Más ideas de viajes por Europa con estos libros

 



De Candela Vizcaíno


Viajes Aristocráticos Actualizado en: lunes, septiembre 26, 2011
cookie script