lunes, 11 de julio de 2011


Picasso en Málaga



Picasso trabajando

Hasta el 25 de septiembre se puede visitar en el Museo Picasso de Málaga, situado en el Palacio de Buenavista (Calle San Agustín, 8) una exposición singular (Picasso Crea. A través de la cámara de David Douglas Duncan), la cual muestra el trabajo del genial malagueño visto por el objetivo de un fotógrafo de excepción, el americano David Douglas Duncan.

Para esta muestra, la institución malagueña ha realizado una selección de 115 fotografías de Picasso enfrascado en el trabajo diario de su estudio de la Riviera Francesa. Se ha optado por presentar las imágenes fotográficas en un diálogo con las obras del pintor, concretamente 77, escogidas para la ocasión y muchas de ellas reconocibles e identificables en las fotografías.  Esculturas, cerámicas y pinturas, algunas pertenecientes al fondo permanente y otras rescatadas de colecciones privadas inéditas para el gran público hasta hoy comparten espacio con las fotografías de Duncan. Las esculturas Mujer con llave, realizada entre los años 1954 y 1957 o la anterior, de 1951, Mona y su cría se exponen por primera vez en España.              

Todas las fotografías fueron tomadas en la magnífica residencia veraniega de La Californie, en Cannes, desde el verano de 1957 hasta un par de años antes de la muerte del pintor sin apenas interrupción cronológica. En ellas podemos ver a Picasso trabajando en su amplio, abarrotado y, a la vez, ordenado estudio, enfrascado en la realización de sus últimas composiciones. Las cerámicas pintadas comparten protagonismo con óleos, dibujos y esculturas, mientras que un Picasso relajado y absorto se deja fotografiar por el objetivo respetuoso de David Douglas Duncan. Son fotos casi domésticas en las que se aprecian el ambiente y las condiciones de trabajo en la residencia aristocrática de la bella villa modernista de La Californie. Picasso se deja empapar por la luz que penetra por los grandes ventanales. Crea tranquilamente mientras el fotógrafo, con la serenidad que da la intimidad, lo retrata.

Duncan (1917) oriundo de Kansas City, estudió arqueología y zoología marina, aunque no llegó a ejercer ninguna profesión relacionada con sus estudios. Con una cámara al hombro comenzó su carrera de fotógrafo casi por casualidad, retratando los horrores del Frente del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. En la década de los cincuenta tanto National Geographic como la conocida Life comenzaron a comprarle artículos, lo cual propició que se afianzara su vocación de fotógrafo. Sin abandonar el periodismo bélico (Vietnam, Corea, la Guerra Civil de Grecia), también documentó otros hechos políticos como el cese de la ocupación británica en India o el auge económico, gracias a sus reservas de petróleo, de Arabia Saudí.

Con un escaso español aprendido en sus años universitarios se presenta en La Californie un verano de 1957 con la firme intención de retratar al famoso pintor malagueño. No solo fue recibido con cortesía por el anfitrión, sino que, fruto de esas sesiones fotográficas, se entabló una larga amistad entre creador y fotógrafo.

Esta producción del Museo Picasso de Málaga (comisariada por Tatyana Franck y  Stephani Ansari) se exhibirá también en el Kunstmuseum Pablo Picasso de Münster (desde octubre hasta mediados de enero de 2012) para luego pasar, en fecha aún por determinar, a La Piscine. Museo de Arte y Artesanía André Diligent de Roubaix Francia.

Una interesante exposición en el Museo Picasso de Málaga donde también podremos admirar otra pequeña muestra titulada Viñetas en el frente, asistir a conferencias temáticas o a talleres para niños.

cookie script