lunes, 23 de mayo de 2011


Castillo de Amboise y Clos de Lucé en el Valle del Loira

Amboise se asienta en pleno Valle del Loira, la majestuosa región central de Francia, bañada por múltiples ríos (no solo el Loira), plagada de castillos aristocráticos (algunos convertidos en hoteles de lujo), pabellones de caza y pueblos renacentistas tan bien conservados que se nos olvida que estamos en pleno siglo XXI.


Amboise
Vista de Amboise desde El Loira


A Amboise hay que ir para adentrarse en la historia, la de Francia y sus reyes del Renacimiento, pero, también, para pasear por los jardines del Clos-Lucé, la última morada de Leonardo da Vinci, el cual está enterrado en la Chapelle de St-Hubert, situada en la explanada de acceso al castillo.

Castillo de Amboise, cuna de Francisco I y Catalina de Médicis


Pero vayamos por partes, a Amboise se accede cruzando el Loira y la vista desde la margen izquierda del río, con su castillo medieval al fondo es de postal, de libro. 



tumba de leonardo
Tumba de Leonardo
Sus calles estrechas están perfectas, limpias, con encantadores restaurantes, confiterías y tiendas. Todos los caminos, como en cualquier casco medieval europeo, se apiñan alrededor del Castillo (Château d’Amboise) una fortaleza construida en lo más elevado del lugar con unas vistas sobre el caserío, el río y los alrededores que quita el hipo, amén de una constante ventolera. 

Merece la pena recrearse en el exterior, recorrer un enorme reloj solar (se puede, incluso, pisar) y entrar con sigilo en la Chapelle de St-Hubert donde está enterrado, bajo una sencilla lápida, el genial Leonardo.
amboise
Castillo de Amboise

En el Castillo de Amboise nació  y vivió Carlos VIII y residió Luís XI, pero, el lugar está vinculado a Francisco I,  considerado el monarca emblemático del Renacimiento francés. Bajo su reinado  (continuado por sus hijos y su culta nuera, Catalina de Medici, la cual introdujo en el adusto pueblo galo de entonces todo el refinamiento –gastronomía, moda, pintura, escultura, literatura…- de la Florencia renacentista), Francia vivió un apogeo sin precedentes de las artes y las letras, poniendo los cimientos de todo el desarrollo cultural posterior.

amboise
Vista del caserío de Amboise desde el castillo

Clos de Lucé, último morado de Leonardo


Pero de Amboise el viajero sibarita, el que recorre el mundo despacio, recreándose en los detalles, no puede marcharse sin visitar el Clos-Lucé, el palacete que Carlos VIII compró para su esposa Margarita de Austria. 

Aquí pasó sus últimos días el genial Leonardo, bajo el mecenazgo de  Francisco I, y en sus cuidados jardines se exponen (de manera permanente) maquetas a tamaño original de la gran mayoría de sus inventos.


Otros destinos cercanos:


Para saber más sobre Francia y sus posibilidades de viaje




Por Candela Vizcaíno


cookie script